Amor a escribir a mano

En un mundo perecedero y fugaz, en el que a cada minuto caducan las imágenes y las palabras de nuestras vidas en el timeline de Facebook, hoy queremos dedicar un post a escribir a mano. Desde aquí vemos a algunos echarse las manos a la cabeza y a otros esbozar una sonrisa de complicidad. Vamos a ello.

¡Qué romántico suena escribir a mano! Y sin embargo no hace tanto que perdimos ese placer. Ya casi nadie lo hace. Los fans de la tecnología nos tacharán de viejos anquilosados simplemente porque no tienen ni idea del deleite del que estamos hablando mientras tecleamos este post.

Beneficios de escribir a mano

¡Muy básico! Si tienes este don, puedes apuntar alguna cosa de gran importancia en tu piel y asegurarte de que no se te olvida.

Eres autónomo, ¡independiente! y no necesitas de un móvil ni de una tablet para anotar lo que sea.

¿Qué nos decís de aliviar las penas sobre el papel? ¿Y de mandar un postal a alguien especial? ¿Y del gusto de encontrar esa postal en un libro muchos años después?

La escritura a mano es una de las cosas que primero nos diferenció de los monos ¿Por qué íbamos a perder tan apreciado conocimiento?

Al escribir a mano, se ponen en marcha las zonas del cerebro que desarrollan la inteligencia comunicativa, se mejora la relación social al afianzar tu capacidad de dirigirte a otros, se ordenan las ideas dejando las cosas muy claras. Véase el siguiente ejemplo.

escribir-a-mano-pared-murcia

Expresión rupestre actual escrita a mano.

Las notas que nos pasábamos en clase

Qué gracia cuando releemos las notas que nos pasábamos en clase. ¡Tantos años han transcurrido y comprobamos que seguimos diciendo las mismas tontunas! Y es que las amistades basadas en el cara a cara no caducan fácilmente.

¿No te gustaría saber si esa nueva persona que llegó a tu vida está bien de la cabeza, es una rata peluda con los dineros, sincera con sus intenciones o vaga como una marmota? Gracias a la Grafología, podemos estudiar el perfil psicológico de una persona a golpe de vista.

Cuando escribes a mano, te obligas a buscar palabras si no estás convencido de la ortografía. Eso siempre va a jugar a tu favor puesto que aprendes. A nadie le gusta dejar plasmada una falta ortográfica y su poca preocupación por algo que le representa y que permanecerá: una hoja en una libreta, un sobre con una dirección, una lista de la compra, incluso un grafiti,  aunque hay casos y casos…

escribir-a-mano-faltas-ortografia

Grafiti amoroso español con falta de ortografía descomunal y posterior corrección.

Y Finlandia nos asustó

Recordamos cuando leímos la noticia de que Finlandia iba a dejar de enseñar a escribir a mano en su próximo curso. Se nos saltó una lagrimita pensando que los fineses ya no podrían escribir un nombre en la arena de la playa, ni los enamorados grabar sus nombres en un tronco de árbol (perdón por los defensores de los árboles, entre los que nos incluimos) o en la pared de un bar donde se permita, ni anotar rápidamente mientras hablan por teléfono. ¿Es verdad que el llamado mejor sistema educativo del mundo iba a meter la pata de esa manera tan colosal? No, o al menos eso nos dijo un finlandés hace poco. Nos quedamos más tranquilos.

Y, ¡ojo! No pienses que estás salvad@ porque te hinchas a escribir por WhatsApp. Que no tiene el mismo efecto escribir a mano que usar las teclas. Escribir mejora la capacidad de expresión y de lectura, según el artículo de Victoria Pérez Escritura vs. mecanografía: ¿Cuál es mejor para tu cerebro?

¿Y tú? ¿Sigues escribiendo a mano? ¿Has mandado últimamente una postal? ¿Te has desahogado sobre el papel con boli en los dedos? ¿Eres de los que regala libros y siempre los dedica? ¡Cuéntanos!

10 comentarios en “Amor a escribir a mano

  1. Carmen

    Totalmente de acuerdo con su reflexión, sobre la necesidad de recuperar la costumbre de escribir a mano.Hacerlo, fija también los recuerdos en nuestra memoria. ¡Adelante con sus artículos tocando puntos como este.!

    Responder
    1. Lydia GonzálezLydia González Autor

      Aunque nuestro trabajo es online, no hay placer que sustituya escribir a mano en una libreta delante de un buen paisaje, escuchando el viento ente las ramas y sin necesitar un aparato electrónico para ello. Muchas gracias por comentar! 🙂

      Responder
  2. Eloy Muñoz

    Siempre agrada escribir algo a mano (cuando uno quiere hacerlo), el problema surge cuando a la falta de voluntad se le junta la velocidad de escritura y la malograda caligrafía del escritor, que tras años de sequía de tinta, apenas si recuerda alguna norma ortografíca, que acaba minando cualquier intento de escribir.

    Responder
    1. Lydia GonzálezLydia González Autor

      Nada, Eloy. A pesar de esa falta de tiempo y las dudas de ortografía, te animo a escribir a mano tus pensamientos y compartirlos cuando quieras ya que en muchas ocasiones nos ayudan a reflexionar. Muchas gracias por tu opinión! 🙂

      Responder
  3. Josué Hueso

    No puedo estar más de acuerdo con este post, deberiamos considerar la escritura a mano (como tantas otras cosas que antaño se realizaban manualmente) como algo que nos conecta más con la materia orgánica y en definitiva, con nosotros mismos.

    Responder
    1. Lydia GonzálezLydia González Autor

      Totalmente de acuerdo, Josué. Escribir a mano puede ser una introspección súper agradable. ¡Que nuestros dedos no se olviden de sostener un boli! Muchas gracias por tu opinión! 🙂

      Responder
  4. Guille

    Todo lo que se hace a mano tiene un valor añadido. Tiene su público y un alto porcentaje de romántic@s entre ellos. Gracias por tus letras

    Responder
    1. Lydia GonzálezLydia González Autor

      Cierto! La caligrafía es un arte. Dejarnos llevar y perdernos en el papel y la expresión de nuestros sentimientos, todo un placer! Tus manos también crean arte con esas telas, mucho ánimo!! Muchas gracias por tu opinión! 🙂

      Responder
  5. Chus Gonzalez

    Recuerdo una anécdota de estar en San José con una amiga y comprar una postal y mandarla a Milán
    Y abrir un libro y releer postales de Viena, Paris, Estrasburgo, Andorra, Polonia, Budapest, etc
    Indudablemente hace más ilusión que las ventanas que saltan en Facebook con publicaciones de hace años

    Responder
    1. Lydia GonzálezLydia González Autor

      ¡Qué palabras más bonitas! Sí, yo también tengo una colección de cartas y dedicatorias en mi vieja carpeta del colegio. ¡Nunca dejaré de mandar postales! 😀 Mucha gracias por estas letras Chús!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *